EntrevistasMagazineNo. 1

Caminando con el Hombre Orquesta: Andy Mountains

Viviendo el punk errante.

Episodio 3. Explotó el punk.

Recuerdo aquella charla en el patio superior de la FCPyS, había mucho movimiento en los jóvenes por las elecciones presidenciales del 2012 y Andrés, como sociólogo, veía con temor el regreso del partido históricamente hegemónico en México: el PRI. Meses después, en otro lugar me dejó entrever su disgusto con la victoria de Enrique Peña Nieto y la impetuosa necesidad de romper con un sistema que representaba a la juventud mexicana. Me gusta pensar que quizá ahí, solo quizá, ahí ya tenía planeado el nacimiento de Las Izquierdas.

“Nos politizamos en 2012 haciendo punk. Buscamos acercar  el procedimiento que implica que un concierto te transforme la vida y tratar de vivir así todos los días. Eso sustituyó lo que yo percibí de la industria hasta el momento.  Pero definitivamente no hacíamos dinero de eso.”

Para todo aquel que no conoció el trío de punk, la situación es sencilla: fue un acto tan poderoso y honesto que definitivamente terminaría como cualquier banda punk legendaria, en la autodestrucción. Aquellos que lograron adentrarse al mundo underground donde tocaba la agrupación encontraron un performance que incluía desnudos, baile desenfrenado, pole dance y un ambiente feminista y libertario que golpeaba en la cara de tanta energía.  Joey Muñoz los describiría perfectamente en una entrevista para Noisey: “tienen un nivel excepcional de vale-madrismo punk en su sonido.”

“Vivíamos en un espíritu de libertad, en una fiesta donde nadie se sintiera agredid@. Para las mujeres era libertad total,  podían estar en la fiesta en topless. Había un aire de libertad protofeminista donde ellas dictaban el ritual. Con Gabriel, integrante de Las Izquierdas, aprendí que la ciudad tiene una hermosa locura y topar esa parte fue como tener aventuras en la noche y sentirme detective salvaje. Al final, el tiempo que duró el proyecto fue el correcto, las cosas muertas se hacen legendarias más rápido.”

Efectivamente, Las Izquierdas desaparecieron del underground urbano casi tan pronto como llegaron. Dejaron un impresionante disco para la posteridad ‘Maratón Chafarama con Las Izquierdas’. Un agresivo puñetazo al cerebro de los escuchas y una muestra de que el verdadero punk capitalino sigue rugiendo en el underground. Al final lograron trazar el camino de una leyenda.

“Del proyecto me llevo la poesía, que sí existe la conjunción entre el profesionalismo y el arte. Mi ambición artística estaba encerrada y tenía una fuerte necesidad de experimentar cosas mucho más arriesgadas.  El grupo surgió diferente, la tierra nos tejió. Empecé a andar con María, éramos unos bebés culturales. María ha sido la gran historia de amor en toda mi vida y junto con ella, Las Izquierdas”.

Finalizar el proyecto significo caer un abismo muy cabrón, como si toda mi vida hubiera tenido un cuchillo en el corazón y descubrir la herida – Andy Mountains

Página anterior 1 2 3 4 5Página siguiente
Etiquetas

Gus Galván

Estudiante de la Maestria en Periodismo Digital en la UdG. Egresado de FCPyS UNAM (te extraño "Perro Polakas") Chilango inverso y workaholic declarado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Close
Close

Adblock Detected

Por favor apóyanos deshabilitando tu adblocker
X