CeremoniaFestivalesTop

St Vincent y Beck, lo mejor del Ceremonia 2018

Sin contratiempos transcurrió la sexta edición del festival.

[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escucha este post”]

Ceremonia 2018 llegó al Centro Dinámico Pegaso sin tanta brillantina y expectativa como años anteriores. El festival despertó la fuerza e interés de los jóvenes capitalinos que disfrutaron de la jornada sonora.

La sexta edición del festival Ceremonia logró convocar a más de 30 mil jóvenes, todos ellos perfectamente ataviados para darle al festival una esencia “hipster”. La cita anual va más como una fiesta en la Condesa, preparada para aquellos seguidores del trap latino y las tendencias globales de la música alternativa. Una combinación que bien atrae cada año a un público fiel a las entrañas del Estado de México.

Siendo sinceros, el público de éste año fue un tanto parco; como desganado. En su mayoría disfrutaron del pasto y las amenidades del lugar mientras el sol dominaba el día. Salvo algunos casos específicos, Bomba Estéreo, Caribou y A. Chal, las horas transcurrían más como una escapada que como el poderoso oleaje que sobrevivió al viento de la edición 2017. Todo fue tranquilo.

La presentación de St Vicent fue sublime, sin errores, llena de pasajes sonoros tan interesantes que dejan claro la calidad que tiene en vivo. Quizá algunos quedamos con las ganas de una presentación en solitario, en un lugar más cómodo y adecuado para disfrutar la voz de Anne Clark.

Beck demostró que todavía tiene mucho que ofrecer tanto a nivel performance como a nivel sonoro. El músico cuenta con un  fanbase leal en México que apareció para aplaudirle durante su presentación en el festival.

Aunque si el calor que otras ocasiones o el ruido de años pasados, Ceremonia continúa su apuesta por existir, sobre todo en un mercado cada vez más competido y con oferta diversa. Desde aquí esperamos que continúen creciendo, pero a veces también hace falta público dispuesto a asolearse por un festival que siempre da pasos laterales a la oferta habitual en México.

Lo bueno.
El clima fue noble y armonioso con el festival. Ehécatl decidió disculparse por la afrenta del año pasado y permitió que la jornada transcurriera de forma agradable. #Nice

St Vincent ¡imperdible! Carajo cada vez que veo a Miss Clark me queda claro porque en festivales internacionales su nombre logra verse en letras cada vez mayores. #Rifado

Caribou desde hace mucho tiene un lugar entre los grandes de la música electrónica. Un DJ experimental, que deja muy claro que de algo sirve tener un doctorado en Matemáticas, sobre todo cuando lo combinas perfectamente con beats. #Mágico

Beck, ¿le podemos cuestionar algo al músico angelino? Quizá una falta de continuidad en su obra, pero en vivo nos recuerda que logró descargarse la imagen de icono de los 90s para seguir el camino de un sonido diferente y con pequeños saltos de riesgo. Ahora disfrutarlo tirado al pasto, con un clima hermoso #AEstosMomentosLesLlamanFelicidad

Lo malo.
El público. Táchenme de especial y romántico, pero la gente de la edición 2018 fue un tanto fría, frívola y que iba más por la selfie de moda que por apreciar la curaduría de bandas que conformaban el festival. Un público más apasionado quedaba perfecto con el hermoso clima.

El regreso. Tengo 3 festivales Ceremonia en mi lista. El regreso si no es en auto o tour resulta una pesadilla. Por primera vez le di una oportunidad a quedarme en un hotel cercano. Aunque no fue la peor experiencia del mundo, falta mucho para que la zona cercana al Centro Dinámico Pegaso tenga una experiencia turística a la altura de los festivales que ya lo tienen como sede. Atención ahí para que puedan volverse motores económicos importantes para la zona.

Las fotos. 

Cortesía de Ceremonia.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close

Adblock Detected

Por favor apóyanos deshabilitando tu adblocker